martes, 21 de agosto de 2007

Sin llaves y a oscuras

Era Casas nomás. Cinco meses con un poema metido en la cabeza, recordando pedazos a los tumbos, agregando y quitando cosas. En fin: entre canciones de Pez, entrevistas y cuentos, me choqué con esto:

Sin llaves y a oscuras

Era uno de esos días en que todo sale bien.
Había limpiado la casa y escrito
dos o tres poemas que me gustaban.
No pedía más.
Entonces salí al pasillo para tirar la basura
y detrás de mí, por una correntada,
la puerta se cerró.
Quedé sin llaves y a oscuras
sintiendo las voces de mis vecinos
a través de sus puertas.
Es transitorio, me dije;
pero así también podría ser la muerte:
un pasillo oscuro,
una puerta cerrada con la llave adentro
la basura en la mano.

Fabián Casas

5 comentarios:

Mariana dijo...

Divino el poema.
Hablando de sacar la basura...

Yo saco la basura a la calle
envuelta con papel y cuidado.
Quedan allí mezcladas, las sobras de la vida,
cáscaras del tiempo y recortes del alma.
Las dejo en la vereda con tristeza
porque son restos de fruta, de comida,
y de literatura
con las cuales
uno jugó a vivir, o se creyó existente.
Y también porque, acaso sin nosotros saberlo,
alguien nos haya envuelto
con papeles de cielo, con nubes de cuidado
y estamos a la orilla del universo
y nadie nos despide.
Yo saco la basura, la dejo en la vereda,
y le digo: Adiós.
(Jorge Calvetti)

LINDO BLOG SEÑOR. UN ABRAZO
Gracias por la visita.

Mariana dijo...

La conoce a Talita?
jajajaja De dónde salió Ud?
U encima, su blog, se parece al mío.
Las cosas de la vida....

Aniuxa dijo...

Je je ta lindo.

pamela dijo...

que execelente está ese poema, mirá que bien se describió la posible transición que siempre hay en todo lo que suele pasar día a día, quizás sí, así sea ese último paso, sabés una cosa, siempre pensé en la muerte como un montón de puertas cerradas o este gran muro, muy muy alto: intrepable, y del otro lado, yo, rompiéndome las uñas, con los dedos todos ensangrentados, tratando de treparlo... a todo eso un supiro detrás...
Quién sabe...

Martín dijo...

Casas es groso Pamela! Y vos estás muy loca: que imagen la tuya! Fuerte, fuerte, mezcla de Kafka y Goethe! Gracias por pasarte nena! muá