miércoles, 29 de julio de 2009

Coming attractions


Entonces Julián vio a la Negra. Desde la vereda venía con Camila y Esteban, acarreando un cajón de cervezas.

Más tarde esa noche la Negra lo llamó a un costado.

– Quiero hablar con vos – le dijo

Hacia calor en el parque y se escuchaba el croar esponjoso de los sapos.

– ¿Me podés explicar si vos sos boludo o qué?

– ¿Eh?

Julián se había atragantado con la pregunta.

– ¿Sos boludo o no? – repitió.

El cagón no sabía que pensar.

– Vení – le dijo finalmente la Negra.

Dieron la vuelta a la casa y se besaron. La Negra tenía la lengua rasposa e iba llevando las manos de Julián en la dirección en que quería que le acariciara el cuerpo. Al cagón no le importó mucho, ni siquiera se percató de su inocencia: estallaba de felicidad. A los diecisiete años era el primer beso que daba en su vida.


2 comentarios:

Luisa Ballentine dijo...

Qué cosa esto del primer beso, no? Como dijo el único e incomparable Dyango, prócer de la música que le gustaba a mi abuelita: besooooo, la culpa fue del primer besooo. Un besoooo, el primer beso que le diiiii.

Y no se diga más.

Male dijo...

jaaaaaaaa.ay! y cuándo puede verse en las mejores salas? plis.

me encantan las historias teens, no puedo evitarlo.