miércoles, 25 de febrero de 2009

Demasiados luchadores



En realidad es imposible que me suceda lo de Casas sencillamente porque voy solari al cine. Y cuando no, me da lo mismo que vemos o dejamos ver. La última peli (a la que realmente le quería hincar el diente) a la que fui onda cita fue Los infiltrados, esa movie medio pelo por la cual le dieron el oscar a Scorcece. Ah, perdón, otra con Di Caprio (ajá, lo banco a muerte) una de esas que transcurren en Medio Oriente, dirigida por Ridley Scott: el filme se salva raspando solo por algunas escenas donde se nota la terrible muñeca del director de Blade Runner. Pero en fin, de la misma manera en que zafo de esa tensión interior que no para de preguntarse si el otro disfruta o no disfruta (que en cambio, como a todo buen obsesivo, si me persigue en todo momento: morfi, drinks, sexo) también se me escapa la típica charlita out cinema. Eso la verdad que se extraña. Por eso me siento a escribir. Por eso voy caminando por Haedo como si escribiera una carta para nadie, aunque paremos la moto, no es para nadie, para mi o para vos o quien sea. A todo esto, en general tengo buena vibra con esto del cine: pocas veces me comí un bodrio. Algo me llega y ahí rumbeamos. Y algo me había llegado con Mickey. Además de que este tipo Darren Araf-no se cuanto venía de un desastre bárbaro con The Fountain. Y tenía que levantar cabeza. Con El Luchador creo que alcanza su madurez creativa. La peli, como me dijo una vez Hernán -“la gente ama los regresos”- tiene un poquito de esa onda. Pero si adoras a los perdedores, si sentís que siempre hay un resguardo que se termina por acabar, algo así como el revés ficticio de la realidad, si te copa una buena historia chiquitita, te va a encantar. Leí en algún lado que la escena más difícil de todas fue las supermarket (en inglés suena más bajón todavía), justamente por que Mickey Rourke pasó años de su vida laburando en uno de esos atolladeros del desastre humano. Esa escena es el crack, el momento en que la atmósfera laboral se revienta ante el quilombo interior. Esa escena es terrible. Una de tantas. Por que, si bien Darren no te aniquila con golpes bajos (como hace en Réquiem para un sueño) tampoco tiene misericordia. Te cuenta lo que tiene que contarte, de la manera exacta, con una cámara que por momentos te da la sensación de estar viendo un documental.




Lo que también es genial es la lupa por esa cosita pasmosa que es el catch clase B en yanquilandia, nada de esa mierda que pasan los domingos a la tarde por Sony. Creo que la historia se basa en la biografía de un famoso luchador ochentoso que jamás pudo salir del alcohol y la merca. No importa, voy a decir algo obvio: Ram, el luchador de la peli, es y no puede ser otro que Mickey Rourke (y nadie pudo haber elegido mejor el momento en que suena Sweet child O mine) Y esta lectura no ocurre in situ, puede ocurrir antes o después, nunca durante. También leí que el fucking mainstream yanqui no le quería dar fondos al proyecto sabiendo quién iba a ser el actor principal. Entonces se barajó la posibilidad de que Nicolas Cage interpretara a Ram. Hubiese sido un desastre, es más, creo que el proyecto hubiera quedado en eso: proyecto. Era Mickey o nada, quien aparece cerca del 99 % del film. Y creo que hay algo de ese orden que traza un nexo conmigo, algo relacionado con la actuación, lo que hace que toda relación con una actriz me estimule, lo que hace que me sienta fascinado ante estas maravillosas performers de un actor. Puede que algo intimo. No lo sé. Pienso otra cosa, mientras decido si tomarme un vino o ponerme a escribir un cuento (o ambas cosas): Bruce Springsteen es un enorme compositor. Su voz cascada me llega mucho. Me sucedió con La hora 25 y esta vez con El luchador, cuando todo se ilumina y la gente comienza a abandonar la sala del cine, cuando pensas si estará o no lloviendo, ir caminando o esperar el bondi en la parada de la estación.


7 comentarios:

Jáuregui dijo...

ya rugiste, hoy lo veo al Mickey, nossssehablamás.

derian dijo...

A mí me pareció una de las mejorcitas del 2008. Yo había visto ya una argentina con temática "parecida" dirigida por Berneri: la ex esposa de olmedo, Silvia Pérez creo se llama, hace de sí misma como una actriz que ya pasó su propio tiempo de vedettismo y glamour y ya nadie, o casi nadie, se acuerda de ella. Los ambientes estaban bien logrados y en general la Silvia se comió la pantalla. Pero lo que hace Mickey acá y también Darren me parece monstruoso. La escenita esa en que lo persigue la cámara a contraplano como si fuera a salir a un ring y sale... a la carnicería del super!! es genial esa escena. En fin, de las mejores, repito, de este año. No vi Requiem para un sueño pero ya me la bajé.

Y largá la serie de Twin, vo!!

Martín dijo...

Anda Jauregui, yo creo que te va a gustar loco!!

Ey, si, no la vi pero me acuerdo de esa peli con Silvia Perez. Pero seeeeee, tremenda cuando sale a la carniceria esa, no se, lo de ambos me parece una animalada, obvio que Mickey me tocó una super fibra, que se io, peli prefe del año, sin dudas. Requiem vela, y ve Pi tb, que es media de culto, muy loca, blanco y negro. Y Twin Peaks, cuando nos crucemos, dale?

Jáuregui dijo...

sí, mañana la voy a ver, está más que decidido.

Una golondrina me contó que también tiene Tuin Pics, oh!

simalme dijo...

Oí que Mickey Rourke aqui era Hulk Hogan con sobredosis de botox, jaja

Male dijo...

Varias cositas no muy importantes pero que vale la pena mensionar:

una, que la semana pasada tuve que confesar que Leo (lo conozco, es íntimo, tuve un poster con su cara pegado a la pared de mi cuarto) es y será por siempre mi amor de hollywood. Lo RE banco.
otra,que nunca en mi vida fui sola al cine, pero que ya puede ser hora.
también, que ayer justo vi por isat que la peli ganó en los premios de cine independiente de nosedonde, y mickey too. Y re loco, porque el director le dedicó el premio a los actores, justamente, decía que para él la actuación era lo más importante a la hora de hacer una peli. Lo bubié por eso.
bueno, besoo, hasta la vuelta..

Martín dijo...

Y Jauregui? Que te pareció?
(Hacemos cambiazo, quedate tranqui)

El tema Di Caprio lo dejamos ahí, lo del cine, que se io, tampoco te estás perdiendo de mucho, o quizá pasas demasiado tempo acompañada (lo que es lo ideal)Y seeeeee, me encantó que Mickey haya ganado, se lo re merece... es una orden: pasala lindo!!! beso!