jueves, 26 de febrero de 2009

Elogio del errar


Corregir es errar una y otra vez, y el error es finalmente el estilo. Creo con fervor que un texto al que no le sobra nada, es porque le está faltando algo. Se me podrá decir que hay poemas y cuentos a los que no les sobra ni una coma, y yo diré que sí le sobran, sólo que de manera brillante. Por otra parte, lo que le sobra a un cuento de Carver es Carver, lo que le sobra a un poema de Pizarnik es Pizarnik, lo que le sobra a una novela de Onetti es Onetti. El problema es cuando se corrige no para llegar al más perfecto perfil de nuestro errar, sino para, algunos talleres literarios y todas las escuelas de Letras de por medio, ser correctos. Escribir es la bifurcación, el camino hacia el castillo del vampiro o la casona de la familia caníbal que tomaremos mientras el espectador que somos se dice a sí mismo, “¿pero no se da cuenta que para ese lado los van a matar?”.


Ricardo Romero

13 comentarios:

escritorio dijo...

Muy lindo texto. Me pareció, como en general me parecen los textos acerca-de-la-escritura, textos ambiguos, que se disfrazan de opinión y una supuesta transparencia, y que, si son "buenos" (o son del tipo que en general me gusta) terminan siendo pura literatura.

Saludos!

Nadia* dijo...

Bueno, para empezar está "el concepto" de lo correcto que poseen cada uno de los profesorados, escuelas de letras y demás; que ya de por sí, calculando la cantidad de profesores (sumándole programas y planificaciones, influencias y lecturas teóricas realizadas) todos, y no me digas que no generalice, difieren entre sí. Y justamente eso se da tanto por el gusto por los diferentes estilos (que como vos decís están construídos por las correcciones repetidas y el errar una y otra vez) y la opinión. Pero para escribir "en la bifurcación y a partir de la bifurcación" es muy provechoso conocer el camino recto hacia el final feliz, práctica y teóricamente hablando. O por lo menos así lo veo sho. jajaja
Ufff, fue largo.

Después me acordé de cuando la reto a mi vieja, porque cada vez que se pone a ver una peli grita: -pero que boluda! ¿Por qué en vez de quedarse en la casa (dónde el asesino acecha) no sale corriendo o llama a la policía?-. O, -¿Ves que corrupta es la policía al final? La inseguridad...-. Pero mamita querida, es ficción, es una peliculita!! No aprende más...

Eliana dijo...

Hola Martín!!

Lo correcto es tan subjetivo como lo bello. Lo que sí creo es que estamos tan influenciados por géneros literarios, etc., que se nos hace difícil volvernos tan incorrectos e innovadores. Besos

derian dijo...

Che qué buen blog me hacés descubrir martín!! Esto es como cuando alguien te dice en la adolescencia: lee a Rimbaud, lee a Baudelaire, a Bukowski y después a Dosto. Bueno, no tan así. Pero parecido.

Está interesante la perspectiva de Romero, generalmente un texto cerrado, redondo es para nosotros un texto pulcro, limpio: una totalidad; y ahí sí su deconstrucción funciona. Pero hasta qué punto, digo, me pregunto, no está pecando de obvio cuando dice que "lo que le sobra a un cuento de Carver es Carver"... mmm. Además, un ejemplazo el poner a Carver: cuenta la leyenda que sus cuentos fueron muy corregidos por otras manitos que no son propiamente las de Raymond. Que hasta le cambiaron finales leí por ahí, etc.

Cuando tenga más tiempo lo leo entero al blog (no ahora, que estoy de lleno con TAL, te acordás que te decía allá por diciembre, creo, que iba a dar Derrida: cambio de planes: Formalismo ruso a full jajajaj!). En fin, yo me mato en todos estos meses y viene una amiga y me dice que en una semana se estudió todo. Saludos!

Pd: Nadia me hiciste acordar, con respecto a tu vieja con las pelis, al amigo Mukarovsky cuando habla de lo intencional y no intencional: sucede que el arte, en determinado aspecto, se vive como una vivencia, como algo real en sí mismo.

romina dijo...

wooooo... ves?
cosas así

te abrazo

Beatriz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Beatriz dijo...

stoy de acuerdo y no. Sí porque el error que no es error puede ser un lunar o una peca que siempre los hará muy nuestros (o muy suyos). No, porque limpiar los textos es un ejercicio de reescritura necesaria y siempre quedará la suspicacia flotando de si el tallerista no es un boludo más. Y en realidad, nunca te dicen cómo hacerlo. En fin... ¿para qué sirven los talleres?
Para crear disciplina, creo yo.

Male dijo...

Apa! se puso esto, eh!

Me prendo un puro y me acomodo los lentes:
Bien por el revolucionario Romero...
aunque proclamar el camino hacia el error no implicaría ineludiblemente que lo correcto existe de hecho?
Me niego rotundamente.Yo voto por la baja de ambos. Digo, nosé, la tiro...

Martín dijo...

Escritorio: si, me llegó especialmente el como dice lo que dice. La luz expresiva ¿no? Abrazo!

Sucede Nadie que (me parece) lo de Romero es una apuesta por “como” hay que escribir; pero, mas allá del molde, existe un canon y ese canon, de una u otra manera, representa lo correcto. La apuesta tiene que ser la bifurcación de eso. Y creo que si de algo sirve una carrera como Letras (mas allá del ingrediente de la pasión, of course) es para conocer esa línea, primero como lector, dps vendría el camino del que escribe ¿no? Que se io, me doy cuenta que expandirse es también simplicar. Por eso estoy simplicando hasta arruinar los conceptos. Por eso mismo me gusta el texto de Romero.

Con lo otro: mi vieja hace algo parecido, pero le busca cada error de verosimilitud a la película. Me canso y le digo “es ficción”… pero el problema es otro, es centrarse en lo menos importante, aunque, lo que me interesa es el camino de ida y vuelta de una obra. De otro modo: ¿para qué?

Que bueno verte por acá Eliana. Mirá, hace poco leía algo de Aira que me gustó mucho, decía mas o menos que hay cosas invisibles hasta que alguien, de pronto, las ve (las expresa) Sufrimos el mal de la invisibilidad…

Derian: dejame pensar, uno de los dos (Romero o Levin) tiene blog me parece. El que linkie no se si tiene mas jugo que algunos párrafos geniales (tengo que comprar los cuentos completos de Haroldo Conti) Con lo otro te entiendo, pero no se si estás siendo demasiado literal, estoy pensando en textos redondos, pulcros, y hasta donde se me hace insípido eso, más últimamente (pienso en cuentos de Borges, pienso en cuentos de Castillo) No quiero ser reaccionario ni tampoco defender la suciedad, pero me gusta esta idea de los sobrantes, lo que gotea, en todo caso, todo lo que se desplace ¿no?
Che, como se nota que andas estudiando mucho, metele a lo fácil, por ejemplo al formalismo, yo me acuerdo que me mande una línea anti-realista con el prologo de Borges a la invención de Morel, con textos de Saer y no se que mas. Después contame como te jué…

Rom, ya sé que te encantan estas cositas, pero este blog es mucho mas vulgar che!! Muá

Hola Beatriz, bienvenida. No estoy de acuerdo con lo que decís de los talleres, bueno, para empezar jamás fui a ninguno y no se si me copan o no (para mi es como ir a terapia o a una tarotista: cosas que me dan curiosidad) pero creo que si elegís ir a tal taller, es justamente porque respetás a quién lo da. Si crees o te da miedo que sea un boludo, no vas y punto. Lo que me da miedo es la bajada de determinada línea de escritura. Y también supongo que es la oportunidad de absorber cosas, abrir puertas, contagiarse. Digo: descubrir este texto me enriquece, por eso mismo, imagino, puede enriquecerme ir al taller de Romero ( o de quien sea, ya parece que estoy haciendo publicidad) Beso!!

Martín dijo...

Ey, Male, se coparon todos viste? tengo ganas de pegarle todos estos coments a Romero y que el chabón se divierta un poquito. Si te estás metiendo en un terreno socio-ideologico ("lo correcto existe de hecho") te finteo... pensalo desde el lado literario, yo lo pienso desde el canon, o lo pienso desde la bifurcación de ese canon. El problema tb está en como mierda definir el estilo. No olvidar

Male dijo...

jaja..no burles mi intento intelectualoid, por favor. Me estoy esforzando.
La verdad que de literatura poco sé.
Pero si de definir estilo se trata, ese temita de la invisibilidad me gusta mucho más. qué canon ni qué ocho cuartos...(quiero un helado)En la actuación pasa lo mismo, sabés. Hay algo que ya es innombrable. Por suerte. Me divierten las definiciones pero sólo como si fuesen un problmema matemático. Después inevitablemente pongo mística..y bué.

eterno sindrome pre menstrual dijo...

me parece interesante el texto
pero plantea que la corrección, nunca termina.
y eso frustra

amema_lagiba dijo...

Espektacular! error-azar-caída o llamenlo como quieran, estoy en la misma linea hasta cuanto creo...y colaboro por supuesto ;D