viernes, 10 de abril de 2009

Todo lo que toca se vuelve agua



Aquel domingo a la tarde en que me tomé un café en la boutique del libro solo porque estaba sonando un maravilloso disco de Leonard Cohen, esa misma tarde, empecé a descubrir a Nick Drake. Me lo mencionó ella entre vasito de birra y pizza; pensé después que hay algo en los cantantes suicidas y con cara de otoño que le pega duro a las pibas melancólicas. Todo bien. La cosa es que al otro día me bajé Pink Moon y el disco anterior, el que suena más jazzie. No solo eso, me devoré una nota fenomenal de Rodrigo Fresán. Algunas perlitas:


Nick Drake no sabía hablar por teléfono, pero le encantaba escuchar música con audífonos. Murió sin conocer el walkman. Alguien escribió que cuanto más se lo escucha a Nick Drake, más se duda de su existencia


Al final, ni asistía a las presentaciones de sus discos. Ponían una foto suya, tamaño natural, pegada y recortada contra un cartón.


Manía persecutoria, pánico al invierno, autismo, drogas recreacionales entendidas como forma de castigo, altas y bajas, psiquiátricos, seguir grabando –en las canciones desesperadas de Pink Moon no hay un solo poema de amor–, dejar el master de su brevísimo disco minimal en la puerta de su compañía grabadora sin avisarle a nadie. Uñas largas y pelo sucio. Drake lee El mito de Sísifo de Albert Camus. Intenta entrar al ejército, pero no. Intenta trabajar en un estudio de grabación, pero no. Intenta estudiar para programador de computadoras, pero no. Intenta comprender por qué sus discos no se venden, pero no. Vuelve vencido a la casita de los viejos. Desaparece sin que a nadie le importe. Se va a dormir una noche y no despierta al día siguiente


4 comentarios:

Ro dijo...

Sí. Y mirá esta http://www.youtube.com/watch?v=9IUqN9ozmhw&feature=related
Y mientras escuchás lee:

Cuando yo era joven, más joven que antes
Nunca vi la verdad colgando de la puerta
Y ahora que soy más viejo la veo cara a cara
Y ahora que soy más viejo tengo que levantarme a limpiar el lugar.

Cuando estaba verde, más verde que la colina
Donde las flores crecen y el sol brilla tranquilo
Ahora soy más oscuro que el mar más profundo
Sólo ayúdame, dame un lugar para estar.

Y yo era fuerte, fuerte bajo el sol
Pensaba que vería acabar el día
Ahora soy más débil que el azul más pálido
Oh, tan débil en esta necesidad de tí.

Y que me contás?
Mi beso.

simalme dijo...

Don Leonard Cohen¡

Martín dijo...

que cope!! si, temazo, pero ahora que termino de agarrar la letra, es maravillosa!

EmmaPeel dijo...

Disco de oro en la discoteca personal, top ten


Si en domingo
me levanto en patas
y después del mastico
mastico y mastico
la muzza fría
el queso estalactita
la aceituna sub 80
bajo el parlante al piso
lo pongo en 27
me tiro espalda al parqué
el punteo
de la luna rosa
retumbando en el espinazo
si es en domingo
es porque te extraño
mientras mastico y mastico