lunes, 22 de marzo de 2010

Mundial

Ojalá la selección llegue
a la final del Mundial
aunque no me interese tanto
que salga campeona.
Lo que me interesa es saber
tener la certeza
de que estés donde estés
durante esas dos horas
de una tarde fría
de finales de junio
vas a estar mirando
lo mismo que yo.


Un poema que me encantó de Viajemos en subte a China, de Ignacio Molina.

4 comentarios:

Martín Zariello dijo...

Demoledor, se lo voy a mandar a mi ex novia y le voy a decir que lo escribí yo, ja, ja!

male star dijo...

ayyyyyy
pero
es un amor esto!


Este poema lo podrían usar de texto en off en algún spot publicitario para alguna campaña de algún sponsor oficial, por ejemplo. Yo sería muy fan de esa publicidad. La comentaría con mis amigas y eso. Mi mamá también.

Martín dijo...

Uh Corvino, desde que leí tu coment no me puedo sacar esa idea de la cabeza: por ahora vengo resistiendo, a los tumbos pero resisto!! jaja.

Viste que poema matador el de Molina, Male?? Y si, estoy con vos de one, sería publi pa emocinarte mal, y que muestren caritas de gente que se extraña, de gente que está lejos, no se, uf.

Irina dijo...

te lo cito en mi face... nunca me pareció romántico el fútbol, hasta hoy.
ay qué aburrida estoy ahorita...