martes, 2 de marzo de 2010

Pedazo de cuento


Pitu no paraba de contar lo bien que le hacía el aire de las Sierras, hasta llegó a decir que la rejuvenecía y Hernán supo que lo decía en serio. Por lo demás, solo emitía comentarios para que ella se quedara contenta, para que continuara hablando al tuntún. Estaban saliendo de Buenos Aires rumbo a San Agustín, los primeros días de marzo: Hernán, con catorce años, acompañaba a su abuela en las primeras vacaciones después de la muerte de Félix. Mirtha, la madre de Hernán, se les uniría unos días después. Las precauciones y los consejos habían sido muchos y repetidos: que no tome frío, que no la deje tomar, que se cuide, cuidado en la ruta, que la abuela no ande sola por ahí. La abuela, con la salvedad del alcohol, había recibido idénticos consejos en relación a la seguridad de Hernán. La noche del viaje estaba muy fría y para colmo habían prendido el aire. Hernán le dijo a su abuela Pitu que estaba cansado, entonces se colgó el mp3 y se puso a mirar por la ventanilla. Al rato se quedó dormido. Lo despertó la voz de su abuela:

– Para mi el ocio no es revolucionario, querida Julia…

Hernán abrió los ojos. Pitu charlaba con la mujer del asiento de al lado. Tendría unos cuarenta (a Hernán le gustaba adivinar la edad de la gente) y viajaba con un nene chiquito, de unos cinco o seis, que jugaba en el asiento con unos muñecos enormes. Estos se tiraban misiles y peleaban y un par de veces cayeron al suelo del bus. La abuela Pitu no tardó en pedirle que cambiara de asiento con Julia para que las dos pudieran charlar con más tranquilidad sobre estética, corrientes políticas y marxismo…


6 comentarios:

romina dijo...

es raro, pero te juro que yo esto lo leí... y nunca apareció el final

Martín dijo...

En serio Rom? Eso sería super trucho, quiere decir que al chabon que administra este blog no se le cae una idea y está repitiendo posts! Ejem

Noe dijo...

CON RAZÓN TE DICEN CHINO!
hacés todo en serie, Jalili?

Igual, cuando leí "pedazo de cuento", y ví por encima que no era de otro, sino tuyo, me dije: chau, a este pibe se le murió la abuela.

Después me di cuenta que palabras como "pedazo", así, tan vulgares, no iban a salir de la boca de un niño chino. Que te referías a fragmento. (no te expliques, todos entendimos que jugaste a la ambigüedad).

Ya van dos intentos de estafas, Marchino. ¿te persigue la mafia?

Martín dijo...

La que se tiene que explicar menos sos vos Nochi, armaste un matete bárbaro en mi cabeciña oriental...

Noe dijo...

ah, si tuviera terapeuta lo charlaría en la próxima sesión. Pero no tengo. Así que aguantame, che, si sos mi amigo!

Martín dijo...

Te banco a muerte nochi!! :)