domingo, 25 de octubre de 2009

Luján


Cada tanto es bueno romper la rutina sentimental, sorprenderse y hacer trasbordo ferroviario hacia Luján. Así, la previa es un compendio de buenas intenciones: pasear por una geografía que apenas recordás borrosamente, sacar fotos, caminar escuchando canciones que coinciden con tu estado de ánimo. Después, si, para cerrar un gran sábado, elegir un bar irlandés, punto neurálgico de la movida lujanera, e ir tomando, una tras otro, porrones y porrones de cerveza hasta las cuatro de la matina. El regreso, de más decirlo, se hace complicado.






10 comentarios:

Mariana dijo...

Un viernes como el pasado, ue hizo como 7438024890759823475893 birras de calor.

Martín dijo...

Lucila, si llegás a leer esto, te presento a Mariana, la verdadera inventora del tomómetro!!

No Mari, esto fue el saturday, ya estaba fresquito!!!

Irina Morano dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Irina Morano dijo...

El anterior comentario salió a medias..

Hasta lo anterior a los morrones de cerveza (lo mío es vino, licorcitos de fruta, fernet o tragos de chica con nombres como Rainy Pinky) has descrito mi rutina sentimental.

Sonsalo jajaja

Male dijo...

nos encantan las buenas intenciones porque aunque no sea verdad, nos decimos que la intención es lo que cuenta. y quizás al fin y al cabo lo sea, no?


tuuuuururururú

Martín dijo...

Pasa Irina que tu rutina sentimental gira alrededor de las fotos y las canciones tristes che!!

Ay Male, para mi que nos engañamos pensando eso pero bien en el fondo sabemos que no es cierto, que nunca, ni a vos ni a mi ni a nadie, le alcanzan con las buenas intenciones. Uhhhh, que bajón no?

Male dijo...

sí, es malísimo.

pero ojo que también se dice que la primera impresión es lo que cuenta.


y también, que no todo es lo que parece.


no sé en qué quedamos, pero seguramente no sea cierto.

Marinera dijo...

Sabés que vos decís Luján y yo pienso en La Plata?
Me acuerdo de estar cagándome de frío en la plaza y correr a un barcito a tomar de esos cafés especiales que siempre vienen con alcojol.
A veces uno extraña ese tipo de días. Hoy son treinta y no sé cuantos grados de "megustarían15birrasnegrasunatrásdelaotra"

Quiero que me devuelvan mi transpiración.

Martín dijo...

No, Luján es más lindo que La Plata y encima tiene menor indice de asesinatos a abuelos ¿viste?

El calor es insoportableeeee!!!

木村拓哉kimura dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.