viernes, 24 de octubre de 2008

Notas para una monografía sobre viajeros II


Quizá por eso, además, nos encanta recorrer la ciudad y caminar sus calles. Si la distancia de un punto a otro es menor a quince o veinte cuadras dejamos de lado los colectivos y los taxis y caminamos. Si es de noche- y es así en general: nuestro mejor ánimo en lo que ha caminatas respecta nos encuentra bajo el influjo de lo nocturno- si es de noche mucho mejor: la ciudad es otra. Creemos que hay dos tipologías de ciudad: la ciudad del trabajo y de la cotidianeidad, la ciudad del sol y, en su reverso, la ciudad de la mugre que también es la belleza sistemática de lo fantasmal. La ciudad vacía, la ciudad oscura, que no deja de ser la ciudad de los mendigos y la ciudad de los perros. Nosotros preferimos la última: esa ciudad cuyos signos nos atrae decodificar. Caminar a Buenos Aires de noche. ¿Será que caminar traza una inmediatez con la ciudad, una manera de intimar con ella? ¿Será que la caminata convierte a la ciudad en un suburbio?


7 comentarios:

Luisa Ballentine dijo...

Tu hermana gorda repite lo dicho en el post anterior.

Será que eres el hombre que podría volver a hacerme leer?

Cosa meritoria, si las hay.

María dijo...

Tiger!Tyger! burning bright
in the forests of the night. W. Blake.

Sí, la ciudad es un jeroglífico. Situarse en la noche avanzada es situarse en el tiempo opuesto, diferente.Cambia el paisaje y cambian los actores. Indagar los significados de los lenguajes,de los ritmos y usos que sus habitantes hacen de ella...uf, es un escenario complejo, que no por eso se cierra a la lectura e interpretación de sus códigos. Como verás, el tema me atrapa, y me pareció bueno el desde dónde piensan o pensás la ¿monografía?
algo más: para los jóvenes en particular se presenta como una ilusión liberadora, o simulacro de fiesta, a veces- Saludos María

Georgia dijo...

Desde Venezuela, tomo tu mano y camino tu calle,a travès de tus letras llego a Buenos Aires


saludos

Lina Masaki dijo...

"la belleza sistemática de lo fantasmal"
Excelente reflexión... me tendrá pensando por un buen par de milenios.

Martín dijo...

Gracias hermana gorda! Cada comentario tuyo afianza mi masculinidad!! :)

Hola Maria, si, creo que es un escenario tan complejo como atractivo. A mi me gusta muchisimo caminar. Sobretodo de noche. Y creo que ahí funciona otra tarea de decodificación, distinta a la del día. Como tb en el caminante/automovilista. Creo que hay muchos vectores por donde acercarse al asunto. Por ahora son solo apuntes, ideas sueltas, no mucho más. Debo encontrarte un sedimento literario. Ah, me gusto mucho lo que mencionás sobre simulacro de fiesta. Lindo. Y jugoso. Abrazo!!

Bienvenida Georgia! Que bueno que el texto te haya despertado eso. Saludos!

Que bueno verte por acá Lina! Hoy pensaba en la idea de diagramar tours de caminatas nocturnas, pero quizá en eso se puede perder la magia. En fin.

María dijo...

otra punta: la noche como refugio, un tiempo no colonizado que conquista el espacio: se resignifica la ciudad y 'parece' alejarse del poder.

Anónimo dijo...

me encanta como escribis