martes, 30 de octubre de 2007

En ascenso

La autoestima sube
mientras saco la juguera del mueble y preparo las naranjas
luego aprieto con fuerza, mucha
que se puede
y salen los hilitos y las semillas y la pulpa
la tapa cerrada por que me gusta que el chorro
escupa de golpe, no despacio
cinco o seis segundos hasta que el remolino de la juguera
se siente en la palma y ahora otra naranja
partirla al medio, cerrar la tapa y lo mismo;
como avionetas pasando a mil
tomo mis proteínas saludables,
soy un buen hijo de mamá
aunque parezca lo contrario.

7 comentarios:

wonder woman dijo...

Me diste alta ternura pequeño aquaman...

(sigo sin poder ponerme a leer tu post anterior, ya llegará, lo prometo!)

V dijo...

mucha ternura a mi tambien!
gracias por el link a mi "algo en mi"
besitos y lindo dia

Agustina dijo...

Dato irrelevante: Cada vez que exprimo un cítrico, tengo que pasar el jugo por un colador porque se me hace in-to-le-ra-ble que le quede aunque sea un mínimo porcentaje de pulpa o esas semillitas pequeñas.

Martín dijo...

Viste que en el fondo o en la superficie de las aletas soy un tierno Won?? jaja. No te hagas drama por el post anterior señorita arquitecta! Besotes!

Claro Vi, ¿sabes que hacia? Entraba al Wonder place y de ahí a través del link a tu lugar. Me dije que estaría bueno hacer las cosas mas sencillas.
Muá

Martín dijo...

Me olvidé de recomendar la mezcla naranja con pomelo (rosado en preferencia): a mi me encanta!!

Agustina: yo también les hago un poquito de asco, pero todavía no he llegado al colador. Ojo que no es mala idea!! Besos!!

wonder woman dijo...

Ay qué lindo uniendo a mis amiguines!!!

Y Luigi?? lo quiero ya!!

Anónimo dijo...

O yo soy una consternada sexual (que te aseguro que no lo soy), o.. no sé...para mi esta poesía es y habla de un estertor de adolescente!

Qué mente podrida la mía, ¿no?